Una verruga, científicamente, un papiloma, no aparece en el cuerpo así como así. En la antigüedad, el mal de ojo, las ranas y mucho más se consideraban la razón de la aparición de los papilomas. Pero solo ahora, con el advenimiento de los métodos modernos de diagnóstico molecular, quedó claro: la causa de los papilomas es el virus del papiloma humano (VPH).

El virus del papiloma humano (VPH) provoca el desarrollo de verrugas. Algunos tipos de VPH causan verrugas en la piel, mientras que otros causan verrugas genitales elevadas o planas (lesiones de la piel o membranas mucosas de los genitales). La infección con algunos tipos de VPH puede provocar cáncer.

El diagnóstico de las verrugas externas se basa en su apariencia clínica. Existe un tratamiento multivariante, pero pocas propuestas son altamente efectivas si no se aplican sistemáticamente durante semanas y meses. Las verrugas genitales pueden desaparecer por sí solas sin tratamiento en pacientes inmunocompetentes, pero pueden volverse crónicas y propagarse ampliamente en pacientes con inmunidad celular reducida (por ejemplo, debido al embarazo o la infección por VIH).

Actualmente hay vacunas disponibles para proteger contra muchas cepas de VPH que pueden causar verrugas genitales y cáncer.

Esta sección del sitio contiene descripciones de medicamentos diseñados para eliminar los papilomas y las verrugas sin intervención quirúrgica.